Una primavera lluviosa no salva los bosques de la sequía

Alerta Forestal pone en marcha la campaña de sequía de 2018 y hace un llamamiento a la ciudadanía para que envíen fotografías a la web-app de bosques afectados directa o indirectamente por la sequía. Las imágenes recogidas ayudarán a saber con más precisión cuándo y dónde se producen ahora las sequías, cuáles son las especies más vulnerables y permitirán hacer modelos predictivos de estas afectaciones y sus problemas asociados.

Bosque afectado por sequía y plagas en el Maresme. Autoría: José Luís Ordóñez.

Una vez cerrada la campaña de procesionaria de esta temporada, que ha reunido casi 400 imágenes de bosques afectados, llega el verano y aumentan las temperaturas y la sequía. El escenario para los bosques este año es más favorable, a priori, que otras veces, porque la primavera ha sido húmeda. Sin embargo, puede dejar de llover todo el resto de verano y, por tanto, hay que estar alerta. Y no sólo eso, sino que los bosques pueden mostrar los efectos provocados por situaciones de sequía de hace muchos meses atrás o incluso años. Por ello, el equipo de Alerta Forestal coincide en que es el momento de poner en marcha la campaña de sequía.

“A lo largo de esta campaña, que estará activa hasta principios de otoño, recogeremos imágenes de todas las afectaciones relacionadas con la sequía, no sólo de los efectos directos de la falta de agua. A veces, por choque térmico o por afectación de algunas plagas, los árboles también tienen el característico aspecto seco que queremos que recojan los participantes dentro de la Alerta Sequía” explica la coordinadora del proyecto, Anabel Sánchez. Y añade: “De hecho, ya hemos recibido imágenes de estos casos. Por ejemplo, una usuaria nos envió una fotografía por los alrededores de Montesquiu donde se apreciaban pinos con las acículas secas y otro usuario alertó que justamente en esa zona se estaba produciendo una afectación por trips.”

Imagen extraída de la web-app enviada por una usuaria anónima prop de Montesquiu. Autoría: Alerta Forestal.
Los bosques más resistentes pueden desvelar ahora los efectos de la sequía de 2016

Según los resultados de la red de seguimiento de los bosques del país, el DeBosCat, el verano de 2017 batió récords de temperatura y sequía, pero las primeras lluvias del otoño reavivaron las masas forestales y les permitió superar el mal episodio. A pesar de ello, y teniendo en cuenta también la fuerte afectación por sequía de 2016, la comunidad científica está alerta: los bosques que soportaron entonces la falta de agua del verano, podrían manifestar ahora los problemas.

“Para activar la campaña de sequía no hemos tenido en cuenta sólo el presente de los bosques de Catalunya. Estamos teniendo en cuenta también el historial de sequía de años atrás. Los árboles podrían haberla resistido otros años y que ahora se sequen. Esto es frecuente que pase por ejemplo en los pinares “explica el coordinador científico, Jordi Vayreda.

Las imágenes que recogemos en la campaña de sequía tienen que ser de paisaje y abaracr el mayor número de árboles posible, como esta de ejemplo en Santa Coloma de Gramenet. Autoría: José Luís Ordóñez.
Comparte esta noticia: