Abrimos la campaña #orugaboj para seguir la expansión de la plaga en Catalunya

El clima mediterráneo no gusta sólo a las catalanas, catalanes y turistas, sino que también es el escenario perfecto para que algunos insectos invasores lleguen, se adapten y se conviertan en una plaga. Es el caso de la mariposa defoliadora del boj (Cydalima perspectalis) o la oruga del boj que llegó a Catalunya en 2014 para quedarse y que este año ha causado una gran alarma social y ambiental por la cantidad de bojes que ha atacado y por la rapidez extendiéndose por el territorio. Por este motivo, el equipo de Alerta Forestal, que coordina el CREAF con el impulso de la Fundación Bancaria “la Caixa”, ha iniciado una campaña ciudadana para recoger imágenes de los bojes afectados a través de su plataforma. El objetivo es ver el alcance de la plaga en Catalunya, medir el grado de afectación en cada zona y monitorear su expansión hacia otras comarcas.

Paisaje de la Alta Garrotxa donde se observa una gran zona de bojedales afectados. Autor: José Luis Ordóñez.

De momento sabemos que las comarcas más afectadas son la Garrotxa y Osona, pero también se ha confirmado su presencia en el Ripollès, la Selva, el Pla de l’Estany y el Gironès. Desde el Alt Empordà, Berguedà, Vallès Oriental, Occidental, Baix Llobregat, Maresme, Cerdanya, Anoia, y el Barcelonès se han reportado observaciones de la mariposa, pero queda pendiente de confirmar si se ha establecido en estas comarcas y si ya ha atacado algún bojedal. “Tenemos más de 400 usuarios dados de alta en la plataforma, confiamos obtener suficiente fotografías para seguir la plaga, hacer modelos matemáticos que nos expliquen qué favorece o retrasa su expansión, y predecir si la oruga puede acabar afectando a toda Catalunya” explica la coordinadora de Alerta Forestal, Anabel Sánchez. En el resto de la Península la oruga también está afectando bojes en el País Vasco, Navarra, Cantabria, Galiza y Valencia.

Desde el CREAF añaden que al inicio de un proceso de invasión a menudo hay un crecimiento muy exponencial de la especie invasora, pero que después la población se puede estabilizar porqué el ecosistema reacciona (aparecen nuevos depredadores, competidores, reducción del alimento, etc). Por ello, hay que estudiar a fondo lo que sucede con esta mariposa. En este sentido, el proyecto quiere coordinarse con las administraciones y las personas expertas en el tema para poder aportar esta información y encontrar soluciones conjuntas al problema.

Foto de la mariposa del boj. Autor: José Luis Ordóñez.

Dos años consecutivos atacando los mismos bojedales

La oruga del boj es una polilla nativa de Japón, Corea y China que se reproduce rápidamente en verano y que en su fase de oruga se alimenta de las hojas de los bojes. Este arbusto típico y muy abundante del paisaje catalán tiene la capacidad de rebrotar y recuperarse con cierta facilidad. Sin embargo, estudios científicos en otros países que sufren la oruga desde hace más tiempo apuntan que si son atacados varias veces y de forma severa los bojes pueden acabar muriendo. De hecho, los ecólogos del CREAF sospechan que esto justamente puede estar pasando este año: la Cydalima está atacando los mismos bojes que en 2017 y el aspecto este año es devastador.

Comparte esta noticia: